Antirrhinum microphyllum Roth.: un endemismo botánico en Almonacid de Zorita.

Por:
Gonzalo Carpintero Laguna. Ingeniero Técnico Forestal
Ana Belén Padrino de la Mata. Ingeniera Técnica Forestal / Lcda. Ciencias Ambientales
Artículo original publicado en la Revista Municipal de la Villa de Almonacid de Zorita. Nº 4. Año 2002

En estas líneas, vamos a describir brevemente uno de los tesoros más preciados del término de Almonacid de Zorita, y a la vez más minúsculos y menos conocido.

Botánicamente, un endemismo es una especie vegetal que vive únicamente en una determinada estación ecológica, no encontrándose de forma natural en ninguna otra parte de la tierra.

En 1956 Rothmaler definió e identificó a la especie Antirrhinum microphyllum Rothm., como una especie endémica de las sierras termo-levantinas del interior de la península, particularmente las de Entrepeñas, Altomira y sus alrededores, sobre los límites que separan las provincias de Cuenca y Guadalajara.

Antirrhinum microphyllum Roth. es una especie de la familia Scrohulariaceae, que no tiene un nombre vulgar conocido por el que se le identifique popularmente. Es un casmófito y como tal aparece en el seno de comunidades rupícolas (que viven en rocas), donde son muy difíciles de observar e identificar a simple vista.

Es una planta vivaz, es decir permanece siempre viva, sin agostarse, con un porte de entre 15 y 20 cm de altura, con la base más bien leñosa y de donde le salen múltiples tallos con hojas ovales o redondeadas de hasta 5 x 10 mm. Presenta gran cantidad de yemas en la base y los tallos, que le permiten la recuperación y rebrote de plantas cortadas.

Florece generalmente en mayo, pero cuando presenta una ubicación muy marcada en solana y en años de climatología templada puede hacerlo en abril. Las flores presentan una corola blanca o crema, a menudo con venas purpúreas en el labio superior y con garganta amarilla o blanca.

Los frutos maduran en julio-agosto, produciendo abundantes semillas, si bien solamente unas pocas encuentran el hábitat óptimo para germinar. Esto permite explicar como una especie con tasa de reproducción elevada presenta poblaciones tan escasas.

Es una planta que pasa desapercibida al paseante y espectador no documentado, se puede asemejar a un tomillo de los muchos existentes en la zona. No obstante, teniendo en cuenta su ecología, apareciendo en las fisuras de rocas calizas, frecuentemente en paredes verticales con práctica ausencia de suelo, entre 650 y 800 m de altitud, con exposición tendente a solana (meridión), la hace poco accesible al impacto de la actividad humana.

Más del 70 % del término de Almonacid de Zorita se ubica sobre la Sierra de Altomira, con un ombroclima seco que no supera los 600 mm. Los suelos son marcadamente calizos, rocosos y con un carácter abrupto, con laderas de gran pendiente y fuertes exposiciones, donde la erosión tiene fácil su trabajo. Es una zona donde han proliferado grandes incendios forestales en las últimas décadas, agravados por las áridas condiciones estivales sobre masas monoespecíficas de pino carrasco, Sobre estas zonas incendiadas, se ha regenerado con gran profusión la vegetación serial de las primeras fases, en forma de espesas garrigas, dominadas por la coscoja y la sabina mora.

Sobre una cavidad rocosa de la vertiente a levante de la sierra, dando vista al pantano de Bolarque, en un área que padeció un incendio en la última década del siglo XX, pudo ser observada por éstos estos autores “in situ” y reconocida posteriormente en gabinete, tras numerosas consultas, en uno de los numerosos trabajos de campo que realizan en el desarrollo de su actividad profesional sobre el término de Almonacid de Zorita, en la provincia de Guadalajara, desde hace ya varios años.

La zona de Sierra del término de Almonacid de Zorita es un área potencial en la distribución endémica de esta especie. Las pronunciadas paredes de roca caliza, exentas prácticamente de suelo, con aceptable permeabilidad, un pH muy alcalino con alto contenido en calcio y carbonatos, orientadas a sur y oeste, donde la intensidad y porcentaje de insolación es elevado, y un clima marcadamente continental, con tendencias térmicas más que criogénicas, confieren a este territorio un zona de óptimo desarrollo poblacional de esta especie.

Las inusuales actividades que se realizan en esta parte del territorio municipal sobre el medio natural, así como su localización tan guarecida del alcance antrópico y sobre áreas agronómicas improductivas, supone que el impacto sobre la población localizada sea relativamente bajo. No obstante, cualquier incendio que se reproduzca en la zona supondría una vuelta a empezar en la amplitud espacial de esta especie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada